Regreso al pasado… ¿o al futuro?

Ya estamos a día 1 de Abril.

Ha pasado la Semana Santa.

Después de 4 buenos días de descanso, disfrutando de mujer, hija, amigos y familia, toca volver al tajo. Pero tras algún tiempo con un trabajo relajado, hay cambios…

Esos temidos cambios.

Volvemos a los orígenes. Volvemos a la atención. Volvemos a la “Primera Línea”.

Hace unos 4 meses solo de pensarlo se me pondrían los pelos como escarpias, el corazón a mil y empezaría a sudar como un cerdo. Hoy NO.

Hoy será un día mas. Nada de agobios, ni pesimismo sabiendo lo que toca. Y no, no voy a decir eso de: “Y gracias que trabajo, que conforme esta la cosa”. No lo digo, porque mi trabajo NO ME GUSTA.

Hoy será el día, en el que todo ese optimismo que he ido recargando durante las ultimas semanas va a USARSE. Y va a funcionar. ¡FUNCIONARA! Y al final del día seré capaz de decir: OBJETIVO CUMPLIDO. MIEDOS SUPERADOS.

Para el día de hoy tengo muy claro cual va a ser la frase motivadora:

“HOY VOY A CONSEGUIR TODO LO QUE ME PROPONGA”

Imagen

El inicio.

Todo tiene un principio. Y el mio empieza en septiembre de 2012.

Hoy, y tras varios meses, conozco el motivo. Puedo decir que la incertidumbre puede con los nervios del más templado. Y eso fue lo que me paso. Hoy sé a que le puedo echar la culpa de haber estado sumido en una oscuridad que no deseo a nadie. Familia y amigos han sido claves para poder ver de nuevo la luz.

Si. Lo he pasado mal. No volverá a ocurrir.

El optimismo es mi bandera a dia de hoy. Sé que todo aquello que quiera lo voy a conseguir. Nuevos retos, nuevas metas, nuevos objetivos. Personales. Profesionales. Todos los podre llevar a cabo, no sin esfuerzo ni dedicacion, eso lo tengo claro. Pero NUNCA, y digo NUNCA, dejare que frases del tipo “y dale gracias conforme esta la cosa” o “que no nos falte” se intepongan en lo que quiero.

No podemos dudar de nosotros mismos, ni de nuestras capacidades. Si nosotros no nos valoramos, ¿quien lo va a hacer?

Pensadlo. Y no busqueis excusas mediocres. Para ganar hay que arriesgar. Para ganar hay que invertir. Y que mejor que invertir en nosotros mismos ¿no?Image

Confia en tu instinto. Sabes más de lo que crees que sabes.