Regreso al pasado… ¿o al futuro?

Ya estamos a día 1 de Abril.

Ha pasado la Semana Santa.

Después de 4 buenos días de descanso, disfrutando de mujer, hija, amigos y familia, toca volver al tajo. Pero tras algún tiempo con un trabajo relajado, hay cambios…

Esos temidos cambios.

Volvemos a los orígenes. Volvemos a la atención. Volvemos a la “Primera Línea”.

Hace unos 4 meses solo de pensarlo se me pondrían los pelos como escarpias, el corazón a mil y empezaría a sudar como un cerdo. Hoy NO.

Hoy será un día mas. Nada de agobios, ni pesimismo sabiendo lo que toca. Y no, no voy a decir eso de: “Y gracias que trabajo, que conforme esta la cosa”. No lo digo, porque mi trabajo NO ME GUSTA.

Hoy será el día, en el que todo ese optimismo que he ido recargando durante las ultimas semanas va a USARSE. Y va a funcionar. ¡FUNCIONARA! Y al final del día seré capaz de decir: OBJETIVO CUMPLIDO. MIEDOS SUPERADOS.

Para el día de hoy tengo muy claro cual va a ser la frase motivadora:

“HOY VOY A CONSEGUIR TODO LO QUE ME PROPONGA”

Imagen